Detrás de emoción y razón

Hablando con mi amiga, coincidimos que vida y ciclos de transición nos retornan a parajes conocidos donde revivimos lo acontecido y, a veces, piel se eriza porque en ella habita impresión que quedó escondida a la espera de encontrar otro lugar donde dejarse olvidar. Y entre aciertos y desaciertos, razonamos, digerimos, controlamos,… y cuando súbito aparece algo inesperado en nuestras vidas casi acomodadas, aguas de dolor agitan de nuevo entrañas donde angustia aviva piel ya quemada alguna otra vez. Y el fuego no alza sus rojas llamas pero chisporrotea, y aún nos quema.

Hablo de vivenciar carencia y pérdida de inocencia, donde desvanecen sueños de entrega y amor, cuando todo podía ser y nada era impensable. Pero suceden cosas que enmudecen alma y nos quedamos sin habla, sin palabras que hacer sonar, sólo lágrimas que transformadas en gemidos, terminan en silencios escondidos para no despertar la grieta del volcán que quemó sin matar. Y el ciclo cumple su fiel cometido y regresa de nuevo lo que parecía acabado ya.

De noche, sueño reflejos de agonía y tormento. Clamo al viento para que traiga suspiro de reconocimiento pero dolor apremia y aturde el entendimiento. Urge tratamiento. ¡Cuidados intensivos al alma que despierta en intento!. Y en sueño perturbador, me despierto. Sigo transitando entre sábanas de noche oscura y asombro tenso; la mente se dispara: por qué, si ya no me encuentro entre lujuria y mal aliento? Entonces me paro y atiendo: parece que es engaño este lamento.

Fijo la atención y observo: detrás de la emoción y el razonamiento, inocencia aparece dentro. Sus ojos miran y me sorprendo sintiendo desprendimiento. Ya no interesa sufrimiento!. Y despierto del sueño con consciencia renovada: empiezo a entender el hacer que muerte quiere creer.

Yo soy vida. Transito en ella como semilla que aún adormecida, va despertando al calor de amanecer. Desprendimiento en piel. Trazos de Libertad. Aprendo que buscar aleja de encontrar y me rindo ante altar de permanencia, donde transmutar es aquietar y despertar así consciencia.

Tiempo de arte, encuentros de amor 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s