Cuando suena despertar

Suena el despertador de cada mañana y vuelvo a olvidar mi intención: agradecer de corazón el nuevo día. Es menos que un chasquido. Si consigo recordar a mi mente que gratitud es despertar, sensación me pertenece y sin cambiar que y quien soy, me siento en otra dimensión. Más ligera, más alegre, más en sintonía con la vida, mejor dispuesta a percibirme y honrar mi elección de ser feliz sin distinción.

Pero olvido con facilidad el ejercicio de practicar el bienestar. Entonces impongo el deseo del pensamiento: «5 minutos más», y así repito varias veces hasta recordar, que vale la pena aprenderme constancia e insistir en aquietar la mente para permanecer donde quiero ser.

Incorporo mi estar y me dispongo a meditar. Agua bendita nutre mi ser, beneficios sin igual. Nada se repite y el sonido empieza a resonar. Zumbido divino que me complace los sentidos con alegría del encuentro sin necesidad de respirar. Y mi cuerpo juguetea a bañarse en aguas de bienestar. Siento el crujido de volver a estar en pie con la ciencia del saber, inmersa en sonido de paz que expande verdad.

Empieza el día amiga querida con un gesto de bienestar. Si puedes, hazlo también al acabar. La vida lo agradece y, a ti  y a tu entorno favorece. No dejes escapar esta oportunidad de sanar. Insiste. Tiempo es arte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s