El silencio de la ausencia

Hay un silencio que nutre, aunque su canto sea inaudible a los oídos de la forma. Dormidas y somnolientas, ni lo sienten ni lo escuchan. Algunas despiertas, lo perciben con más o menos claridad. Es percibido con los sentidos del alma y eso, no se puede negar.

Ese silente sonido es una pulsación latente creadora y creativa a la vez, eterna, inmutable, imperturbable. Permanece oculto a lo vulgar, lo cotidiano, a la ignorancia y al ignorante, marcando infinitamente el paso de la Vida, como si fuera un director de orquesta que moviendo su batuta, hace surgir el único latido vital que todo impregna.

Hay otro silencio que aún no tenía nombre en mi mundo, aunque sabía bien de su existir. Ayer, en la voz de un desconocido, me fue nombrado por primera vez: “el silencio de la ausencia”. Cuando escuché ese arpegio musical, mi corazón sonrió súbitamente. Quedé atenta, a la espera. Reconocí la belleza de la composición y no fue hasta después, que descubrí el tesoro que alberga.

Fue la palabra ausencia la que resonó en mi interior como cuerda de violín en manos de un experto; ella, la ausencia, me presentó en la pantalla de la memoria, imágenes de ausencias vividas, sumidas en ese silencio que esperas sea nutriente, que aporte vida, pero no, sólo paraliza, imprimiendo en la piel y los sentidos, un desamor que aún amando, inmoviliza. ¿Sabes de lo que estoy hablando? Seguro que sí. Silencios que por no comprometerse, se hacen presentes tras el velo de una falsa prudencia a penas entendida. Silencios que sin decir palabra alguna ni gesto que los delate, van impregnados de juicio, creencias personales, apegos y egos educados por el miedo a -¿no ser amada y a amar, quizás?. Quizás a otros miedos, más miedo al fin. Silencios de desazón, de frustración, de exclusión, de irritación, que quedan velados a los ojos inexpertos de quien espera escuchar un compromiso, una acción alentadora, una decisión, una mano amiga, una opinión, una verdad que aunque fragmentada, sea verdad y tras la espera…, sólo queda silencio que acaba siendo ausencia y después, austera ausencia vestida de prudencia.

El silencio de la ausencia es cobarde, y te cuento la interesante etimología de la palabra cobarde. Se remonta al latín y significa “cola”, aludiendo a la cola del perro o del lobo, que la esconden entre las piernas para mostrar sumisión y miedo ante algo a alguien.

Aún siendo un silencio cobarde, sumiso y miedoso, con todo, puedo ver la belleza que se esconde tras el velo de lo aparente, porque la vida me ha enseñado que no hay nada inservible, nada inútil, nada que no pueda ser transformado, y es así como logro ver en este entramado sin tiempo, donde todo tiene sentido cuando cedo y me sumerjo en el compás armónico del Gran Director.

Diez años han pasado de esos silencios sin nombre que nunca fueron nombrados. Podían haber sido dos, cinco años, algunos meses tan sólo; hicieron falta diez años de ausencia para sembrar nuevas semillas de presencia en una tierra más fértil, mucho más fértil hallada en mi interior. Y fue desde esa abundancia de amor que brotaron las primeras palabras que, libres de pesticidas recriminatorios y resentidos, fueron nombrando una a una las ausencias sin pecado, y por arte de Magia, el círculo se fue cerrando. Se estaba preparando un nuevo encuentro.

Cinco meses después, el encuentro se ha dado. Algo ha cambiado. El tiempo sosteniendo el silencio disfrazado de prudencia, ha marcado el gesto humano con las arrugas del dolor y la rigidez en la tez. Por primera vez en años, por boca de un desconocido, se ha bautizado la ausencia de ese silencio y con ello ha empezado a escucharse las primeras notas que llevan aliento. ¿Dónde llegarán? ¿Sembraran verdades? .

Será lo que será y allí quedará en el universo, como todo queda en el Único Verso, a la espera de que alguien en su interior transforme el miedo en nutrición.

Y así queda escrito.

Amor y Servicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s