El bienamar de las Mujeres

Nota de navegación del martes 27 de julio 2021. Dedicada al Círculo de Mujeres Jardín.

Allí estaba yo, congelada en el tiempo y el espacio, sentada en nuestra rueda de intimidad verbal de cada martes, sin poder articular palabra, quieta en la nada, en el vacío del silencio que anuncia el desbordar de las aguas profundas sin nombre ni letra alguna.

Allí estaba yo, contemplando la escena que se iba tejiendo ante mí sin poder intervenir en nada más que en la presencia, como una espectadora en el teatro de la vida. Las imágenes se sucedían, sus rostros me miraban, ellas esperaban lo que no podía llegar. La Otra hablaba sin parar, sin pensar, sólo hablaba y decía, y en su decir se enredaban comentarios inciertos, -voy, me quedo, ahora vengo-, cargados de ausencia. Mientras, las Mujeres, seguían mirándome y esperando algo que no alcanzaba a llegar.

De su mirar empezaron a surgir sus palabras sentidas, que como hilos de plata luminosa, se entrelazaban al compás de su sincero amor. Yo seguía muda, quieta, vacía, llorando en cascada interminable de tristeza.

Ellas, las Mujeres, tejían su amor expresado y en cada palabra y gesto que les surgía, el grupo se sostenía en perfecta armonía. Entre sus miradas y mi silencio, nos fuimos encontrando. Ellas, las Mujeres Jardín, lo sostenían todo con su buenhacer y su bienamar; cada una con su arte de ser y estar presente; y entre los cojines de su amoroso sostén, encontré las palabras para compartir mi dolor.

Si algo pudiera definir lo que allí ocurrió, diría Hermandad en mayúsculas y en femenino, porque la Hermandad de las mujeres, la Sororidad que la llaman, es sagrada, bendecida, amada, humilde, presente, útero y pecho de leche, abrazo, ternura, sostén, y sobre todas las cosas, amante como sólo las mujeres podemos amar.

¡Qué bendición pertenecer a este grupo de Mujeres, las Mujeres Jardín, las que entre silencios, palabras, danzas, risas y llantos, tejemos la inmensa y poderosa red de Amor que se extiende más allá de nuestros corazones, expandiéndose por todos los rincones, recordándonos a nosotras mismas y al mundo entero, que el Amor es lo único que sobrevive a todo, porque es eterno; no tiene fin.

Gracias, gracias, gracias, hermanas queridas de mi corazón. Nos une el vínculo del Amor para siempre y por siempre.

Amor y Servicio.

Firmado: Gardenia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s