libertad

Qué hacer con el engaño

Primero ubicarlo, reconocerlo, saber que forma parte de la película cósmica de la vida y que su función es la experiencia de vivir y aprender a regentar la Tierra como en el Cielo. Éste es el propósito de la existencia humana. El engaño permite que encarnemos en esta escuela de Magia donde hay que descubrir la Verdad; de ahí la importancia de reconocer el engaño.

Si hemos reconocido el engaño, es que sabemos que sólo existe Dios, la Única Substancia. Si Yo Soy Eso y todo me pertenece porque no hay nada aparte de Mí, la locura a la que el humano sucumbe es vista pero no Es; forma parte de la Ignorancia o Átomo (según los antiguos rishis de la India). Para transmutarla, lo único que se me ocurre es no darle crédito pues en si misma sólo existe en la rueda de Samsara, el ciclo de reencarnaciones basadas en el Karma que es la ley en la que se identifica el ser mortal, que no deja de ser una ilusión pues somos inmortales.

Si no le doy crédito no existe, aunque el pensamiento persista en presentártelo una y otra vez. Tu ya sabes que no lo quieres, por tanto dejas de fijarte en él y acreditas sólo lo que realmente te interesa en tu vida: buenas compañías que nutran tu ser, alimentación saludable, acciones correctas, voluntad para que todo lo bueno se de, meditación y ocuparse de no distraerse con lo que nos aparta de Dios, pues El es lo Único que existe. Esto quiere decir que si algo no entendemos de Dios, hay que investigar -dentro y fuera- porqué es así y encontrar la manera de conocerle íntimamente para reconocernos qué somos y asumir nuestro verdadero papel: hacer el Cielo en la Tierra.

Siento que aquí, llegado este momento en el que reconocemos el engaño, nos cabe acudir a la Gran Madre, la que con su Amor, permanece eternamente preñada de Hijas e Hijos del Amor. Sólo el Amor puede soportar y sostener todo esto; el verdadero Amor; de ahí que debamos pasar por la ilusión perversa del engaño, para reconocer que eso no es el Amor eterno, sino sólo el amor que exige la pleitesía del poder sobre tí para autosatisfacerse como si fuera Dios siendo Lucifer, el Ángel más avanzado de la corte angélica que con la misión de coordinar el engaño para que se diera la encarnación humana, empezó a olvidarse de Dios y en ese olvido, lo substituyó por Sí-mismo pues había que tener un Dios que todo lo Es. Así, el Sí-mismo, substituyó al eternamente amoroso y creó su propio imperio de oscuridad como reflejo de la distorsionada imagen y semejanza de Dios, con el libre albedrío.

Qué hace Dios ante tal panorama? Lo contempla y lo Ama en quietud y silencio, sabiendo que todo volverá a su lugar porque no hay nada más que Uno. Las aventuras que el humano quiera vivir, están en función de su voluntad de acción. Cuando se canse de sufrir, reconocerá el camino de regreso al hogar. Es inevitable.

¿Cómo resistirlo desde la propia humanidad, cuando es observado todo este juego? Manteniendo la mirada fija en el alma, practicando los ejercicios adecuados para que así sea y conseguir la liberación con el propósito de servir a Dios. ¿Cómo?. Siendo el mensaje viviente del Consolador prometido por Jesús: el Cristo que nos habita.

¿Qué hizo Cristo? Cumplir las escrituras al pie de la letra sin desviarse ni un ápice de la Verdad. Cumplió todo lo escrito, todo, y lo consiguió siendo fiel a la Verdad. ¿Cuál es la Verdad?. La Única Verdad es Dios, la Unidad. Para que se dé, hay que percibirlo todo desde el único punto de visión verdadera: el Alma. La oscuridad querrá nublarte la visión, colocará pantallas de engaño, de memorias arquetípicas, de sueños; hará lo que sea para poseerte para sí, hará lo inimaginable para conseguirte. Mientras permanezcas firme en la batalla (Bhagavad Guita), las aguas del Mar Muerto se abrirán para dejarte paso y entrar en el Paraíso Interior. Allí te nutrirás de todo lo necesario para que se cumpla el mandato superior del Cielo en la Tierra.

La oscuridad te hará creer que te estás volviendo loca. Esa es su herramienta más mortal porque implica percibir el desamor que provoca en las mentes de los que se dejan atrapar por sus garras mortales; y digo mortales porque se nutre de la muerte repleta de pensamientos, sueños, deseos, apegos no resueltos que impulsan al ser a volver una y otra vez al ciclo de reencarnaciones, pero Tú Eres Inmortal, aquí en la Tierra como en el Cielo. No lo olvides.

Todo lo que escribes en el libro de la vida podrá ser utilizado en tu contra, como ocurrió con la quema de las Brujas, con los sabios que iban en contra del Oscurantismo de la Inquisición. No debes sucumbir ante las adversidades porque de ello depende la victoria.

Mantente firme como lo hizo JesuCristo y todos los Avatares de la humanidad. No desistieron, no renunciaron a la Verdad a pesar de ser vilipendiados, asesinados brutalmente, quemados, decapitados, torturados. Nada puede doblegar el alma, así que la salvación es identificarse en lo Único que Eres: Alma Inmortal. Todo lo demás se da por añadidura.

Ten el coraje de pasar el mensaje, de difundirlo con todos tus actos y con todos tus recursos. Tienes las bendiciones de todos nosotros. Sigue tu camino trazado desde las estrellas. No hay obstáculos que no se puedan vencer con el Amor Divino, Eterno e Inmutable.

Que así sea.

Amor y Servicio.

De humedades y manantiales. Relato de un sentir Libre

El relato que titulé como De humedades y manantiales, fue presentado en un concurso literario donde el tema era la Libertad. No llegó a ser finalista. Los ganadores fueron relatos “más conservadores”, diría yo. Me pregunto si la libertad es Libre o la atan los matices.

Dedicado a todos los seres de buena voluntad, con el corazón paciente y placiente.

Si al terminar la lectura te ha hecho vibrar dentro, me siento feliz por ello. Si por el contrario te ha disgustado, molestado o incluso ofendido, disculpa. Mi intención es compartir el arte de poner palabras a sentires, vivencias, sueños, así que lo siento; sólo déjalo pasar y sigue tu camino. Agradecida por tu interés.

De humedades y manantiales

Después de tantos años divorciada y sin relaciones sexuales, a penas tres o cuatro veces practicando el autoamor o lo que mal llaman la masturbación, – y digo mal llamar porqué confunden la turbación con el gozar-, un buen día me topé con la humedad tibia entre mis piernas donde antes andaba la sequedad.

¿Qué me estaba pasando? Mi vulva humedecida sin reparos, sin etiquetas, libre de juicios, valores y creencias. Estaba claro: cada vez que la veía, toda yo sonreía.

Medité durante días, reflexioné, dudé, quise olvidar, me cuestioné y finalmente admití que mi cuerpo estaba vivo y mojado cuando estaba a su lado. ¿Acaso no era obvio el manantial que de mí fluía? Tanto hablar de libertad y ¿lo iba a negar, ocultar o tapar? No. Liberé mi mente de todo aquello que no era obvio y me entregué libre-mente (valga la redundancia) al goce del placer mujer a mujer. 

Nunca antes había experimentado un placer tan bello en lo que al sexo se refiere. No es que la sexualidad mujer-hombre no tenga interés, es que entre mujer y mujer la omnipresencia del falo se desvanece. El encuentro húmedo se ve saciado por danzas sinuosas de libre sentir que mueven el cuerpo al encuentro de dedos juguetones descubriendo grutas, cuevas y rincones donde emergen flores exuberantes, orgullosas de ser, de reverdecer y brotar como manantiales sagrados de Aguas en Libertad. 

Me pregunto cómo sería si en la niñez, la adolescencia o el momento que sea de descubrir la sexualidad propia y la ajena, el sentir erótico y sexual fuera con otras niñas, adolescentes y mujeres poseedoras a su vez de vaginas y vulvas diferentes, multicolores, con humedades diversas y múltiples posibilidades.  Cómo sería si el descubrirse en las otras, fuera aprendernos qué es lo que nos gusta y disgusta, lo que nos place y complace, qué danza y qué ritmo nos estimulan hasta el éxtasis que se repite una y otra vez casi sin fin. Qué sería si antes del encuentro con el falo erecto, penetrador y tantas veces inexperto en el placer femenino, nos instruyéramos en el arte del gozar y el juego del amar entre vaginas, historias, vulvas y recuerdos que nos pudieran contar con risas, cantos y rezos, la sacralidad* de la sexualidad. 

Creo que así evitaríamos mucho sufrimiento. 

  • del sacro: hueso en forma triangular, situado en la base de la columna vertebral. 

Teresa Tendero – Águila Blanca volando alto

Nota: las imágenes que ilustran el texto son de la artista Jacqueline Secor.

Con Amor y Servicio. Por las mujeres que nos precedieron, por los hombres que nos acompañan, por los que no han sabido hacerlo, por los que vendrán, por todas las mujeres y las generaciones futuras, por el Ser Humano. Amén.

La verdad del sistema

Comparto este discurso de Julio Anguita por su lucidez en la disección del sistema. Resignificar la política.

Apuntes de libertad

¿Qué es libertad?

Desde que recuerdo, he deseado ser libre, gozar de libertad, actuar en libertad, vivir en libertad, más hoy reconozco que nunca he sabido ciertamente el significado de libertad. Es una de esas palabras que permanecen y pertenecen, cohabitándonos, en espera de ser vividas para componer verdad.

Me parece obvio que seamos ignorantes en temas de libertad. Nos han educado en esclavitud y muerte bajo imperios de terror, miseria y decrepitud. Hemos tenido maestros espirituales que nos han dejado mensajes eternos para ser encontrados por caminantes atentos. También ha habido, a lo largo de la historia, personas que han encendido faros de luz que iluminan la oscura noche de la ignorancia, imprimiéndonos coraje y aliento con su ejemplo, como Che Guevara, Martin Luther King, Amalia Domingo Soler, Pau Casals, Teresa de Calcuta, Vicente Ferrer, Madamme Curie, León Denis, y tantas otras que son ejemplo de tenacidad, compromiso con la vida, fidelidad a la intuición de un mundo mejor donde habitar en armonía. Ejemplos, guías, maestros, manuales de libertad han surgido en el tiempo para recordarnos cuan libres somos en realidad, pero solo la vivencia nos transforma.Renuncia, abnegación, transgresión.

¡Cuán profundas fronteras hemos erguido para defendernos de ser libres!.

Jesús de Nazaret, el Cristo, habla en las Bienaventuranzas (buenas aventuras para vivir), de la simplicidad de vivir con inocencia y mansedumbre, de mirar la vida con mirada infantil; y me pregunto entre lágrimas de reflexión, ¿cuál es la perversidad que ha hecho que olvidemos nuestra naturaleza esencial?, ¿cuál es la aberración que domina y cautiva al ser humano hasta el punto de escoger la muerte entre la grandeza generosa de la vida eterna? ¿qué nos ha hecho decantarnos hacia la insufrible debilidad humana que nos enferma y mata? ¿en qué momento confundimos el brillo del oro con la luz del gran astro solar y olvidamos que Sol es la Fuente de Vida y oro es un reflejo, espejo, símbolo más de Su grandeza?

Y las respuestas que emergen me llevan al río de la vida donde todo es movimiento, equilibro danzante de energías y fuerzas, ondulantes sintonías conectadas entre sí tejiendo realidades que entrelazan y emergen nuevas diversidades de unidad. Todo fluye en un universo continuo, transformado, unido, sincronizado en eterno inicio, donde el único destino es continuar el eterno viaje estelar.

No me quedan resistencias ante verdad. Mi interna rebelión cede, y b alta se torna v baja, para mostrarme como revelación siempre se encuentra detrás de toda lucha, quimera, engaño.

La forma nos cautiva e hipnotiza. Se hace difícil distinguir verdad entre tanta mentira. Pensamos (o nos han inducido a creer) que los sentidos y la razón nos bastan para saber escoger, pero hay otros instintos que se hacen presentes a medida de nuestro despertar que completan la visión: intuición, visión, audición, percepción. Cuerpo y alma se unen para recordarnos que, como seres galácticos, ciclos de noches y días son transitados por nuestra consciencia, aprendiendo a discernir entre luz y oscuridad, olvido y recuerdo, saber e ignorar.

Somos seres multidimensionales. La especie humana es una creación multidimensional con potenciales creativos que pueden transformar el entorno conocido. ¿cómo curaba Jesús a los leprosos? ¿Cómo Paramahanda Yogananda decidió el momento de partir y abandonó su cuerpo sin mostrar ningún signo de descomposición después de semanas de su muerte física? ¿Cómo existen testimonios de personas diagnosticadas de cáncer que han sanado su cuerpo sin tratamientos convencionales?. Al contrario de excepciones, como suelen decir ignorantes de la verdad, casos como estos son señales, símbolos que nos recuerdan lo que somos capaces de hacer como seres humanos.

Se hace imprescindible seguir investigando por ésta vía de luz, invertir esfuerzos necesarios para apoyar y difundir éste conocimiento para que alcance a todo el mundo y cada una haga uso de su capacidad de elección para elegir ser libre o esclava. Ésta es la principal tarea de la especie humana ahora en éstos tiempos: reconocer la verdadera libertad, asumirla  y propagarla con nuestros actos cotidianos, en nuestras familias, comunidades, relaciones laborales y siempre y en todo lugar, porque la verdad nos hace libres y la libertad que proclamamos es la renuncia a todo aquello que nos esclaviza y nos empequeñece y nos impide Amar a Dios como sublime Hacedor, y al prójimo como a una misma.

Insiste en Ser en la Vida. No importa los inconvenientes que encuentres, ni piedras ni obstáculos que se presenten ante ti. Sigue firme, confiada en el paso que das, asumiendo el aprendizaje que implica, dejando ir lo que te ha acompañado durante tanto tiempo y ahora te retiene, impidiéndote seguir adelante. Sigue. Encuentra la manera de fortalecerte y continuar a pesar de las adversidades. Detrás de ellas se encuentra nuestra misión de vida, nada te puede impedir vivirla. Hazlo con conciencia y voluntad, mejor que sin conciencia y sin voluntad, porque consciencia y voluntad te ofrecen aprender viva, despierta, atenta, escogiendo tu verdad, dejando el sufrimiento que retuerce de dolor, enferma y mata.

Somos seres cósmicos, libres, eternos. Vivamos en coherencia existencial y dejemos de ser esclavas de la finitud y la muerte.

Detrás de emoción y razón

Hablando con mi amiga, coincidimos que vida y ciclos de transición nos retornan a parajes conocidos donde revivimos lo acontecido y, a veces, piel se eriza porque en ella habita impresión que quedó escondida a la espera de encontrar otro lugar donde dejarse olvidar. Y entre aciertos y desaciertos, razonamos, digerimos, controlamos,… y cuando súbito aparece algo inesperado en nuestras vidas casi acomodadas, aguas de dolor agitan de nuevo entrañas donde angustia aviva piel ya quemada alguna otra vez. Y el fuego no alza sus rojas llamas pero chisporrotea, y aún nos quema.

Hablo de vivenciar carencia y pérdida de inocencia, donde desvanecen sueños de entrega y amor, cuando todo podía ser y nada era impensable. Pero suceden cosas que enmudecen alma y nos quedamos sin habla, sin palabras que hacer sonar, sólo lágrimas que transformadas en gemidos, terminan en silencios escondidos para no despertar la grieta del volcán que quemó sin matar. Y el ciclo cumple su fiel cometido y regresa de nuevo lo que parecía acabado ya.

De noche, sueño reflejos de agonía y tormento. Clamo al viento para que traiga suspiro de reconocimiento pero dolor apremia y aturde el entendimiento. Urge tratamiento. ¡Cuidados intensivos al alma que despierta en intento!. Y en sueño perturbador, me despierto. Sigo transitando entre sábanas de noche oscura y asombro tenso; la mente se dispara: por qué, si ya no me encuentro entre lujuria y mal aliento? Entonces me paro y atiendo: parece que es engaño este lamento.

Fijo la atención y observo: detrás de la emoción y el razonamiento, inocencia aparece dentro. Sus ojos miran y me sorprendo sintiendo desprendimiento. Ya no interesa sufrimiento!. Y despierto del sueño con consciencia renovada: empiezo a entender el hacer que muerte quiere creer.

Yo soy vida. Transito en ella como semilla que aún adormecida, va despertando al calor de amanecer. Desprendimiento en piel. Trazos de Libertad. Aprendo que buscar aleja de encontrar y me rindo ante altar de permanencia, donde transmutar es aquietar y despertar así consciencia.

Tiempo de arte, encuentros de amor 🙂