mujer

Honrando la mujer que soy

Me pregunto si seré capaz de plasmar en palabras la belleza que nutre mi ser y honrar el vientre de la Encantada que nos ha mecido y sostenido con sus sagradas aguas para honrarnos y reconocernos como mujeres en pie de Paz y al servicio de la Vida.

yemanjaTengo mente, corazón y aliento ungidos de presente, regalos de almas que al mirarnos, reflejamos saberes de ancestros, sabor de hiedra, susurros de viento, fuego de unión, mejunjes de hierbas, pócimas sagradas de sangre y recuerdos. Es canción lo que habita en mi, es verso de sentir.

A veces hablamos de unidad, del «Ser Una», y llenamos espacios con palabras y sentires que nos llevan a recuerdos olvidados de fragancias ya inspiradas, que viven ocultas en la cueva del Saber, esperando el día del encuentro. Mientras tanto, seguimos el viaje que se nos antoja sin rumbo hasta que un día, cuando los astros se reúnen para recibirnos, entramos al sonido del Re-cuerda y cánticos de memoria suenan abriendo conciencia de qué soy y cual es mi servicio en Tierra.

Todo acontece con naturalidad. No hay fuegos artificiales, ni trompetas, ni estruendo. Transcurre entre cantos armónicos que tejen sonidos de ancestros, humo de paz, algarabía de vida, sangre de fertilidad.

El abuelo Fuego me dijo: «Todo lo que es palabra existe; es real» y ampliando consciencia, mostró la vibración sonora fuente de toda creación, tejiendo realidades en holograma vital, y comprendí el don creativo del que somos portadoras las personas, per-sonas, per-sonare, para sonar.

¿Por qué tanta ignorancia en nuestro transitar? ¿Qué sentido tiene tanto olvido? ¿Por que sucumbimos al magnetismo del engaño y la ilusión?

Recorrer el camino de Amor es el mensaje que cantan mis aguas. Reconocer la luz que ilumina toda oscuridad es camino que transito. Soy Noche Cósmica, habito el lado oscuro de la Luna y, como unicornio apuntando al cielo, ilumino bosques y praderas de pureza. No hay el menor rastro de dolor. Sangre de vientre corriendo por el río de vida, donde tantas mujeres dejaron su impronta menstrual para nutrir a Madre Tierra y ofrendarla alegría y devoción.

Matriarcado y Patriarcado duelen al alma. Escuela Matrística de vida y conocimiento, brotando saberes, recuerdos, repaso de historia con ojos de verdad sin lamentos, valorando vida y sus ciclos, para danzar el ritmo ancestral del encuentro Cielo/Tierra, Aire y Fuego, Este/Oeste, Aguila y Cóndor, Agua y rezos, uniéndose para honrar Madre Buitre de Iberia que transforma carroña en alimento y limpia despojos y eleva cuerpos para ser rescatados del recuerdo. Presentes y bautizados por nombres de hadas y duendes, guardianes de bosques y guerreras del tiempo, aguardan momento de regreso para vivir lo no vivido y amar el olvido.

Camino de Amor, escucha: yo vengo a Amar, y lo digo en voz clara y al viento. Guardiana del Fuego Abundancia que juega con ondas encantadas de magia. Honro mi ser y a todas la mujeres, para que juntas preservemos el sagrado don de la Vida que nos ha sido dado.

¡Hombres, despertad!!!!  Estamos en pie de Paz.