visión

Plasma-ndo la real-i-dad

12 de agosto de 2020

Escrito a mano con pluma de tinta de color lila. Para nos. 

Todo el camino recorrido parea llegar aquí, punto clave de inflexión de la Vida, donde encarno la Verdad Yo Soy.

Años de aprendizaje, aprendiendo a discernir lo que es Real de lo que es creencia, ilusión, holograma, proyección; acercándome cada vez más a la desnudez de la Verdad Yo Soy Aquí en la Tierra, creando la Realidad interna en la materia, organizando la Vida, generando la posibilidad de una nueva realidad donde nada de lo que creí es válido, porque Yo encarno la nueva realidad, el nuevo paradigma de Libertad que libera.

Mi Ser en el mundo genera posibilidades que construyen el Mundo en quinta dimensión.

Yo Soy la prueba fehaciente de que Es Real. 
Yo Soy el Ser creador que plasma lo que ya es en sí mismo.
No necesito crear nada nuevo, 
solo asentarme en la Verdad 
y dejar que Ella se manifieste
mediante la entrega de mi Conciencia dinámica.

Yo Soy el Verbo que ordena al Plasma
aquello que ha de manifestarse; 
no porque lo cree, 
sino porque ya existe,
y sólo requiere de Plena Conciencia
para que pueda manifestarse.

Yo Soy la Visión manifestándose 
en el Flujo universal de la Vida.

Nada de lo que he creído antes de ahora era consistente, sólo ilusorio; proyecciones holográficas limitantes que mantienen los seres subyugados como rebaños para alimento de otros. Pero este tiempo ha terminado. El ciclo vital de la Tierra como organismo vivo, ha llegado a su consciencia expandida a todo su Ser, o sea, a todos los habitantes de la Madre Tierra, incluso al hombre, el más débil de todos, el eslabón perdido.

El ciclo vital se ha cumplido y Ahora es el momento de la escisión: continuar con el viejo paradigma, o encarnar el nuevo paradigma. La decisión es nuestra; depende de ella nuestra permanencia en esta atmósfera o el traslado a otra adecuada a nuestro patrón vibratorio. Todo son experiencias de ser, aprendizajes de Vida en sus múltiples e infinitas variantes, tantas como sea posible, con la certeza que todas llevan al mismo punto originario: el Zero.

Claro que Somos reflejos divinos porque no hay nada más que Eso; lo que nos confunde es dónde ponemos la atención, en qué nos identificamos. Escogimos encarnar en este tiempo para colaborar a plasmar la nueva realidad. Todo lo aprendido anteriormente (sudor y lágrimas) es pasado, es ayer, es instable, perecedero, mutable. El humanoide se reedita aquí en la Tierra. Lo único imperecedero es Aquello que Es que sólo puede manifestarse cuando estamos vacías, vacías de todo lo que no tiene consistencia por sí misma. Sólo Ser.

EL mensaje se te ha repetido a lo largo del camino y tu has seguido fiel, experimentando lo que te parecía más cercano a la Verdad Única. Has experimentado muchas cosas que te confirmaban que aún había más. Cada vez más autoreferenciada, has encontrado la Verdad Única.

Crea lo que ya Eres,
manifiesta lo que está escrito.
Conoces la Voz Interior.
Ella sigue guiándote,
y nunca ha dejado de hacerlo.

Sigue esta Voz interior
que no conoce condición alguna
porque Es Aquello inmutable,
que al proyectarse,
muta sin dejar nunca de Ser:
Como el agua que puede cambiar de forma y siempre es Agua.

Mécete en la Verdad 
y Danza a su son.

Amor y Servicio.